Skip to content

Cuentos sobre la naturaleza: un viaje literario hacia la belleza del mundo natural

Miguel Benedetti

¬°Descubre un mundo m√°gico y lleno de vida en los cuentos sobre la naturaleza!

Sum√©rgete en relatos fascinantes que te transportar√°n a bosques encantados, r√≠os cristalinos y monta√Īas imponentes.

Acompa√Īa a valientes personajes en sus aventuras mientras exploran la belleza y la fragilidad de nuestro planeta.

Desde el canto de los p√°jaros hasta el susurro del viento entre los √°rboles, cada historia te recordar√° la importancia de cuidar y proteger nuestro hogar.

¬°Prep√°rate para perderte en la magia de la naturaleza a trav√©s de palabras llenas de emociones y ense√Īanzas!

Cuentos sobre la naturaleza

Cuentos sobre la naturaleza 1

Hace mucho tiempo, en un m√°gico rinc√≥n del bosque, viv√≠a una peque√Īa ardilla llamada Nutty. Nutty era curiosa y aventurera, siempre ansiosa por explorar la naturaleza que la rodeaba. Un d√≠a, mientras saltaba de rama en rama, encontr√≥ un peque√Īo hilo dorado que brillaba bajo los rayos del sol.

Intrigada, Nutty decidió seguir el hilo y ver adónde la llevaría. Siguió su rastro a través de arbustos y arroyos, hasta que finalmente llegó a un hermoso prado lleno de flores multicolores. Allí, en medio del prado, se encontraba una majestuosa mariposa llamada Iris.

Iris era conocida por ser la guardiana de la naturaleza y poseer una sabiduría que solo los seres más antiguos del bosque conocían. Nutty, emocionada por haber encontrado a la mariposa, decidió pedirle consejo sobre cómo proteger mejor el bosque y todas sus criaturas.

Con una sonrisa amable, Iris invitó a Nutty a sentarse a su lado. Comenzó a contarle historias sobre la importancia de los árboles y cómo proporcionan refugio y alimento para muchas vidas que dependen de ellos. También habló sobre la necesidad de cuidar los ríos y lagos, ya que son fuente de vida para animales y plantas.

Nutty escuchaba atentamente cada palabra de Iris y se dio cuenta de lo valiosa que era la naturaleza y c√≥mo cada ser vivo desempe√Īaba un papel crucial en el equilibrio del bosque. Decidi√≥ que deb√≠a compartir esta sabidur√≠a con todos los animales del bosque.

Nutty se convirtió en la mensajera de la naturaleza. Recorría el bosque de un árbol a otro, contando historias sobre la importancia de proteger el entorno y cómo cada uno podía contribuir a ello. Animaba a los pájaros a construir nidos en los árboles, a las abejas a polinizar las flores y a los animales a recoger la basura que los humanos dejaban atrás.

Nutty se convirtió en un símbolo de conciencia ambiental para todos. Su valentía y determinación inspiraron a otros a tomar acción y cuidar de la naturaleza que los rodeaba. Juntos, los animales del bosque crearon un lazo fuerte y se comprometieron a proteger y preservar su hogar.

Y as√≠, gracias a la peque√Īa ardilla llamada Nutty, el bosque floreci√≥ y se convirti√≥ en un lugar lleno de vida y armon√≠a. Nutty demostr√≥ que todos, sin importar cu√°n peque√Īos o grandes seamos, podemos marcar la diferencia y proteger el maravilloso regalo que es la naturaleza.

Cuento 1: El bosque encantado

Cuento 1 el bosque encantado

Cuento 1: El bosque encantado

Había una vez un bosque mágico y encantado escondido en lo profundo de un valle misterioso. Este bosque era conocido por ser el hogar de criaturas fantásticas y plantas exóticas que solo existían en las leyendas más antiguas.

En el coraz√≥n de este bosque, viv√≠a una joven llamada Lila. Desde que era ni√Īa, Lila hab√≠a sentido una conexi√≥n especial con la naturaleza. Pasaba sus d√≠as explorando los rincones secretos del bosque, maravill√°ndose con la danza de las hojas y el canto de los p√°jaros. Cada √°rbol y cada flor parec√≠an tener una historia que contar.

Un día, mientras Lila se adentraba en el bosque, descubrió un camino cubierto de musgo que nunca había visto antes. Curiosa, decidió seguirlo y se encontró frente a una majestuosa cascada de agua cristalina. Pero lo más sorprendente fue lo que yacía detrás de la cascada: una entrada oculta a un reino desconocido.

Sin pensarlo dos veces, Lila atravesó el velo de agua y se adentró en ese nuevo mundo. Allí, descubrió que el bosque encantado estaba habitado por seres mágicos, como hadas, duendes y ninfas. Estos seres la recibieron con alegría y le contaron historias ancestrales que solo eran susurradas en el viento.

Lila se convirti√≥ en la confidente de los habitantes del bosque. Les escuchaba atentamente y, a cambio, ellos le otorgaban dones especiales. Las hadas le ense√Īaron a comunicarse con los animales, los duendes le mostraron los secretos de las plantas curativas y las ninfas le regalaron la habilidad de ver m√°s all√° de lo visible.

Poco a poco, Lila fue convirtiéndose en una sabia protectora del bosque encantado. Aprendió a cuidar y preservar la naturaleza, a respetar cada ser vivo y a apreciar la belleza de lo simple. Comenzó a compartir sus conocimientos con los demás, inspirando a las personas a conectarse con el mundo natural que los rodeaba.

Con el paso del tiempo, el bosque encantado se convirtió en un lugar sagrado para todos aquellos que buscaban paz y armonía. Sus historias y leyendas se expandieron por todo el mundo, recordándole a las personas la importancia de proteger y valorar la naturaleza.

Y así, el cuento de Lila y el bosque encantado se convirtió en una historia eterna, recordándonos que la magia y la belleza de la naturaleza están siempre presentes, solo debemos abrir nuestros ojos y corazones para descubrirlas.

Cuento 2: El río mágico

Cuento 2 el rio magico

Cuento 2: El río mágico

Hab√≠a una vez, en un peque√Īo pueblo rodeado de exuberante vegetaci√≥n, un r√≠o m√°gico que flu√≠a a trav√©s de un valle encantado. Este r√≠o ten√≠a el poder de conceder deseos a aquellos que creyeran en su magia y respetaran la naturaleza que lo rodeaba.

El protagonista de nuestra historia es un joven llamado Mateo, quien desde muy peque√Īo hab√≠a escuchado las maravillosas historias sobre el r√≠o m√°gico. Mateo siempre hab√≠a sentido una conexi√≥n especial con la naturaleza, por lo que decidi√≥ aventurarse en busca de este r√≠o para descubrir si las leyendas eran ciertas.

Guiado por el canto de los pájaros y el aroma de las flores silvestres, Mateo se adentró en el bosque. Las hojas crujían bajo sus pies mientras caminaba, y pronto pudo escuchar el murmullo del agua que indicaba que estaba cerca de su destino.

Al llegar a la orilla del r√≠o, Mateo se qued√≥ maravillado por la belleza que se desplegaba ante sus ojos. El agua cristalina flu√≠a suavemente, reflejando los rayos del sol y creando destellos m√°gicos. A lo largo de sus m√°rgenes, flores de colores vibrantes bailaban con la brisa, y peque√Īos animales jugaban entre los arbustos.

Emocionado, Mateo se arrodilló en la orilla del río y cerró los ojos. Con una voz suave, susurró su deseo más profundo: Río mágico, te pido que protejas y restaures la pureza de nuestra naturaleza, para que podamos vivir en armonía con ella.

De repente, el agua del río comenzó a brillar intensamente, y una figura etérea emergió de sus profundidades. Era el espíritu del río, un ser luminoso y lleno de sabiduría. Con una sonrisa amable, el espíritu se acercó a Mateo y le habló con una voz melodiosa.

Has demostrado tu respeto y amor por la naturaleza, Mateo. Tus palabras han invocado mi poder. A partir de ahora, serás el guardián de la pureza y la armonía de este río mágico y su entorno.

Mateo qued√≥ asombrado y honrado por esta responsabilidad. A partir de ese momento, dedic√≥ su vida a proteger y preservar la belleza natural de su pueblo. Construy√≥ senderos para que las personas pudieran disfrutar del r√≠o sin da√Īarlo y organiz√≥ campa√Īas de limpieza para mantenerlo libre de contaminaci√≥n.

Con el paso del tiempo, el río mágico se convirtió en un símbolo de esperanza y respeto por la naturaleza en todo el pueblo. La gente comenzó a darse cuenta de la importancia de cuidar su entorno, y el río les recordaba constantemente la magia y la importancia de la naturaleza en sus vidas.

Gracias a Mateo y su dedicación, el río mágico continuó fluyendo como un tesoro invaluable para las generaciones venideras. Y así, el pueblo aprendió a vivir en equilibrio con la naturaleza, sabiendo que la magia siempre estaba presente cuando se respetaba y cuidaba el mundo que les rodeaba.

Fin.

Cuento 3: El jardín secreto

Cuento 3: El jardín secreto

Hab√≠a una vez un peque√Īo pueblo rodeado de un exuberante paisaje natural. En medio de aquel lugar encantado, se encontraba un jard√≠n secreto que solo unos pocos afortunados lograban descubrir. Este jard√≠n era un refugio m√°gico donde la naturaleza florec√≠a en su m√°ximo esplendor.

Nuestro protagonista, Clara, era una ni√Īa curiosa y amante de la naturaleza. Un d√≠a, mientras exploraba los alrededores del pueblo, escuch√≥ un susurro en el viento que parec√≠a guiarla hacia un lugar especial. Siguiendo su intuici√≥n, Clara se aventur√≥ por un sendero oculto que la llev√≥ al jard√≠n secreto.

Al entrar, fue recibida por una sinfon√≠a de colores y fragancias. Flores de todos los tama√Īos y formas bailaban al ritmo de la brisa, mientras mariposas y p√°jaros revoloteaban en un fest√≠n de vida. Clara se maravill√≥ ante la belleza de aquel lugar y se prometi√≥ a s√≠ misma que lo mantendr√≠a en secreto para proteger su magia.

Poco a poco, a medida que Clara visitaba el jardín, comenzó a notar algo inusual. Cada vez que se acercaba a una planta, esta le susurraba al oído historias fascinantes sobre su origen y propósito en la naturaleza. Descubrió que las flores eran guardianas de conocimiento, y aquel jardín era un lugar donde la sabiduría de la naturaleza se revelaba a aquellos que eran dignos de descubrirla.

Clara se convirti√≥ en la guardiana del jard√≠n secreto y se dedic√≥ a aprender y compartir todo lo que las plantas le ense√Īaban. Descubri√≥ que cada flor, √°rbol y arbusto ten√≠a una historia √ļnica y un mensaje que transmitir. Con el tiempo, se convirti√≥ en una escritora de cuentos, utilizando la magia del jard√≠n para inspirar a otros a valorar y proteger la naturaleza que nos rodea.

Los cuentos de Clara sobre el jard√≠n secreto se volvieron famosos en todo el pueblo. La gente se maravillaba al escuchar sus relatos llenos de ense√Īanzas sobre la importancia de cuidar el medio ambiente y conectarse con la naturaleza. Gracias a su creatividad e ingenio, Clara logr√≥ despertar en los corazones de las personas un amor profundo por el mundo natural.

Con el tiempo, el jard√≠n secreto se convirti√≥ en un lugar sagrado para todos, y Clara se dio cuenta de que su misi√≥n hab√≠a sido cumplida. La magia del jard√≠n se expandi√≥ m√°s all√° de sus fronteras, inspirando a otros a buscar su propio jard√≠n secreto y conectar con la naturaleza de una manera √ļnica y especial.

Y así, gracias a la valentía y sabiduría de Clara, el jardín secreto se convirtió en un símbolo de amor y respeto por la naturaleza. Su legado perduró a través de los cuentos que escribió, recordándonos a todos la importancia de conservar y apreciar el tesoro más valioso que tenemos: nuestro planeta.

Fin.

Cuento 4: El vuelo de las mariposas

Cuento 4: El vuelo de las mariposas

Hab√≠a una vez un hermoso jard√≠n en medio de un bosque encantado. En este jard√≠n viv√≠an cientos de mariposas de colores vibrantes y brillantes. Cada una de ellas ten√≠a alas √ļnicas, adornadas con patrones y tonalidades que las hac√≠an resplandecer como peque√Īos arco√≠ris voladores.

Entre todas las mariposas, había una llamada Luna, la más especial de todas. Luna tenía unas alas plateadas que reflejaban la luz de la luna, dándole un brillo mágico. Siempre estaba llena de energía y curiosidad, explorando cada rincón del jardín en busca de aventuras.

Un d√≠a, mientras Luna revoloteaba entre las flores, escuch√≥ un susurro proveniente de un viejo roble. Era un hada del bosque que necesitaba ayuda. El hada le cont√≥ a Luna que en el coraz√≥n del bosque se encontraba un √°rbol antiguo y misterioso, conocido como el √Ārbol de los Sue√Īos. Este √°rbol ten√≠a el poder de convertir los sue√Īos en realidad, pero solo si se encontraba en equilibrio con la naturaleza.

El hada le explic√≥ a Luna que el √°rbol estaba enfermo y necesitaba la ayuda de las mariposas para recuperar su vitalidad. Sin la energ√≠a de las mariposas, el √Ārbol de los Sue√Īos morir√≠a y se perder√≠a el poder de convertir los sue√Īos en realidad para siempre.

Luna sinti√≥ la responsabilidad y la urgencia en las palabras del hada. Sin pensarlo dos veces, llam√≥ a todas las mariposas del jard√≠n para que se unieran a esta noble misi√≥n. Juntas, volaron en una hermosa formaci√≥n hacia el √Ārbol de los Sue√Īos.

El viaje hasta el coraz√≥n del bosque no fue f√°cil. Las mariposas enfrentaron fuertes vientos y obst√°culos, pero su determinaci√≥n y compa√Īerismo les permitieron superar cada desaf√≠o. Al llegar al √°rbol, las mariposas rodearon su tronco y comenzaron a batir sus alas con fuerza, enviando su energ√≠a y amor hacia √©l.

Un brillo m√°gico empez√≥ a emanar del √Ārbol de los Sue√Īos mientras las mariposas lo revitalizaban con su energ√≠a. Poco a poco, las hojas marchitas se convirtieron en verdes exuberantes y las ramas secas cobraron vida nuevamente.

El hada del bosque, emocionada y agradecida, se acerc√≥ a Luna y le susurr√≥ al o√≠do: Gracias, Luna, por tu valent√≠a y por liderar a tus compa√Īeras en esta importante misi√≥n. Gracias a ustedes, el √Ārbol de los Sue√Īos recuperar√° su poder y seguir√° convirtiendo los sue√Īos en realidad.

Luna sonrió, sabiendo que su vuelo y el de las mariposas había hecho la diferencia. Juntas, regresaron al jardín, donde fueron recibidas con alegría y admiración por las demás criaturas de la naturaleza.

Desde aquel día, el vuelo de las mariposas se convirtió en un símbolo de esperanza y unidad en el bosque encantado. Cada vez que alguien veía a una mariposa, recordaba la importancia de cuidar y proteger la naturaleza que nos rodea.

Y así, Luna y las mariposas continuaron su vuelo, esparciendo su energía y belleza por cada rincón del mundo, recordándonos que todos podemos hacer la diferencia si nos unimos en armonía con la naturaleza.

Fin.

Cuento 5: El ciclo de la vida

Había una vez un majestuoso bosque, donde los árboles se alzaban orgullosos hacia el cielo y las criaturas de la naturaleza danzaban entre sus ramas. En aquel lugar, en el corazón de la naturaleza, se encontraba el ciclo de la vida, un misterio que se repetía una y otra vez.

En el centro de este cuento se encontraba un peque√Īo brote, un fr√°gil ser que emerg√≠a t√≠midamente de la tierra. Con cada rayo de sol que acariciaba su rostro, crec√≠a un poco m√°s, extendiendo sus ra√≠ces en busca de nutrientes y su follaje hacia el cielo. Era el inicio de su viaje, su contribuci√≥n al ciclo de la vida.

Con el paso del tiempo, el brote se convirti√≥ en un √°rbol, fuerte y majestuoso, que brindaba sombra y refugio a las criaturas del bosque. Sus ramas eran hogar para aves que constru√≠an sus nidos y sus hojas prove√≠an alimento a insectos y peque√Īos animales. El √°rbol se regocijaba al ver la vida que habitaba en su entorno, sabiendo que su prop√≥sito en el ciclo de la vida se cumpl√≠a con cada ser que se beneficiaba de su presencia.

Pero como todo en la naturaleza, hab√≠a tambi√©n un final. Las estaciones pasaban, y el √°rbol, una vez vibrante y lleno de vida, comenzaba a mostrar se√Īales de envejecimiento. Sus hojas se volv√≠an amarillas y ca√≠an lentamente hacia la tierra. Era el momento de dejar atr√°s su morada terrenal y prepararse para el siguiente cap√≠tulo del ciclo.

Cuando llegaba el invierno, el √°rbol se despojaba de todas sus hojas y quedaba desnudo ante el fr√≠o. Pero en esa aparente desolaci√≥n, surg√≠a una belleza oculta. Peque√Īos brotes comenzaban a emerger de su tronco, se√Īalando el renacimiento que estaba por venir. El √°rbol se transformaba en un nuevo brote, listo para emprender el ciclo de la vida una vez m√°s.

As√≠, el ciclo se repet√≠a innumerables veces en el bosque, una danza eterna de nacimiento, crecimiento, vida y muerte. Cada ser vivo desempe√Īaba su papel en esa sinfon√≠a de la naturaleza, aportando su energ√≠a y vitalidad al ciclo que les conectaba a todos.

Y as√≠ termina nuestro cuento, pero la historia de la naturaleza contin√ļa m√°s all√° de estas palabras. La pr√≥xima vez que camines por un bosque o contemples un √°rbol, recuerda que est√°s siendo testigo de un cap√≠tulo en el ciclo de la vida, un recordatorio de la belleza y la armon√≠a que nos rodea.

Cuentos sobre la naturaleza y el medio ambiente

Cuento 1: El Bosque Encantado

Había una vez un bosque encantado llamado Armonía, donde los árboles bailaban con el viento y los animales hablaban en susurros. En ese mágico lugar, todos los seres vivos vivían en perfecta armonía y respeto por la naturaleza.

Un d√≠a, lleg√≥ un grupo de humanos con m√°quinas ruidosas y comenzaron a talar los √°rboles sin piedad. Los animales, asustados y tristes, acudieron al sabio b√ļho del bosque en busca de ayuda.

El b√ļho convoc√≥ una reuni√≥n urgente con todos los habitantes del bosque y juntos idearon un plan para proteger su hogar. Cada animal decidi√≥ utilizar su habilidad √ļnica para detener a los intrusos.

El zorro astuto se infiltró en el campamento humano y escondió las herramientas de corte, mientras que el oso fuerte bloqueó todas las entradas al bosque. La ardilla rápida corrió y escondió los mapas que los humanos usaban para orientarse.

Al darse cuenta de que el bosque estaba defendiéndose, los intrusos decidieron marcharse y buscar otro lugar para explotar. El bosque Armonía volvió a ser el refugio tranquilo y mágico que siempre había sido.

Todos los animales agradecieron al b√ļho por su sabidur√≠a y liderazgo. A partir de ese d√≠a, juraron proteger su hogar y ense√Īar a los humanos sobre el valor de la naturaleza y la importancia de cuidar el medio ambiente.

Cuento 2: El Lago de los Sue√Īos

En lo m√°s profundo de un bosque frondoso, se encontraba escondido un lago m√°gico llamado Esperanza. Este lago pose√≠a un poder especial: pod√≠a convertir los sue√Īos en realidad.

Un d√≠a, lleg√≥ al lago una ni√Īa llamada Clara. Clara hab√≠a escuchado sobre el poder del lago y decidi√≥ hacer un pedido especial. Con cuidado, susurr√≥ su deseo al agua cristalina, pidiendo que todos los seres humanos se unieran para cuidar y proteger el medio ambiente.

De repente, el lago comenzó a brillar intensamente y un arcoíris se formó sobre él. La madre naturaleza, representada por una hermosa mariposa, apareció frente a Clara y le agradeció por su deseo tan noble.

La mariposa le explicó a Clara que su deseo se haría realidad, pero que todos los seres humanos debían comprometerse activamente con el cuidado del medio ambiente. Clara prometió hacer todo lo posible para ayudar.

El lago Esperanza, agradecido por la promesa de Clara, comenz√≥ a enviar mensajes a trav√©s de los sue√Īos de las personas. En las noches, las personas so√Īaban con bosques llenos de vida, oc√©anos limpios y un aire puro.

Poco a poco, las personas despertaron y se dieron cuenta de la importancia de cuidar el medio ambiente. Comenzaron a reciclar, a reducir su consumo de energía y a plantar árboles. Juntos, lograron cambiar el rumbo y sanar el planeta.

Clara continu√≥ visitando el lago Esperanza y cada vez que lo hac√≠a, dejaba un mensaje de gratitud. El lago, feliz y orgulloso, segu√≠a cumpliendo los sue√Īos de las personas que cre√≠an en un mundo mejor.

Desde aquel d√≠a, el lago Esperanza se convirti√≥ en un s√≠mbolo de esperanza y recordatorio de que cada peque√Īo acto de cuidado hacia la naturaleza puede marcar la diferencia.

Cuentos sobre la naturaleza y el hombre

Cuento 1: El canto del bosque

Había una vez un bosque encantado donde los árboles hablaban y los animales bailaban al compás del viento. En medio de este mágico lugar, vivía un hombre llamado Alejandro, quien tenía un gran amor por la naturaleza.

Un día, mientras Alejandro caminaba por el bosque, escuchó un suave murmullo proveniente de un árbol milenario. Se acercó curioso y el árbol le susurró al oído: Querido humano, la naturaleza se encuentra en peligro. Los ríos están contaminados, los animales están perdiendo su hogar y el equilibrio se está rompiendo.

Alejandro, conmovido por las palabras del √°rbol, decidi√≥ tomar acci√≥n. Se convirti√≥ en un defensor de la naturaleza y comenz√≥ a educar a las personas sobre la importancia de cuidar el medio ambiente. Plant√≥ √°rboles, limpi√≥ r√≠os y ense√Ī√≥ a otros a vivir en armon√≠a con la naturaleza.

Con el paso del tiempo, el bosque comenzó a recuperarse y la vida volvió a florecer en cada rincón. Los animales agradecidos, se unieron a Alejandro para proteger la naturaleza y juntos crearon un santuario donde todos pudieran vivir en paz.

Desde aquel día, el canto del bosque se volvió más fuerte y resonaba en cada corazón humano. Alejandro se convirtió en un ejemplo de amor y respeto hacia la naturaleza, recordándonos que somos parte de ella y dependemos de su cuidado para sobrevivir.

Cuento 2: El r√≠o de los sue√Īos

En un peque√Īo pueblo rodeado de monta√Īas, viv√≠a un hombre llamado Mart√≠n. Mart√≠n era un so√Īador empedernido y siempre buscaba inspiraci√≥n en la naturaleza. Un d√≠a, mientras caminaba por la orilla de un r√≠o, observ√≥ c√≥mo el agua flu√≠a de manera constante y tranquila.

Intrigado por el río, Martín decidió adentrarse en sus aguas. A medida que se sumergía, se dio cuenta de que el río era un portal hacia un mundo mágico. Al cruzar al otro lado, se encontró en un lugar lleno de colores vibrantes y paisajes impresionantes.

All√≠, Mart√≠n conoci√≥ a los guardianes del r√≠o, seres m√≠sticos que proteg√≠an la pureza del agua y la armon√≠a del lugar. Le explicaron que el r√≠o era un reflejo de los sue√Īos y esperanzas de los seres humanos, pero que tambi√©n era vulnerable a la contaminaci√≥n y la indiferencia.

Mart√≠n se propuso ser el mensajero de los sue√Īos y regres√≥ al pueblo para contarles a todos sobre el mundo m√°gico que hab√≠a descubierto. Con sus palabras, inspir√≥ a la comunidad a cuidar del r√≠o y a valorar la belleza de la naturaleza que los rodeaba.

Gracias a los esfuerzos de Mart√≠n y el compromiso de la comunidad, el r√≠o recuper√≥ su brillo y se convirti√≥ en un s√≠mbolo de esperanza y conexi√≥n entre los sue√Īos de las personas y la naturaleza. Mart√≠n, convertido en un h√©roe local, ense√Ī√≥ a todos la importancia de proteger y valorar los tesoros naturales que nos rodean.

Estos cuentos nos recuerdan la importancia de la naturaleza en nuestras vidas y cómo nuestras acciones pueden marcar la diferencia en su preservación. Nos invitan a reflexionar sobre nuestro papel como seres humanos y cómo podemos vivir en armonía con el mundo natural que nos rodea.

Leave a Reply